Sociedad Jurídica de Santander

La Sociedad Jurídica de Santander, presidida por Manuel Enrique Puyana, fue un intent por agremiat a los abogados del Departamento. Esta fue fundada en 1919, realizando un trabajo importante cual fue la redacción del Código de Policía del departamento, e igualmente ejercía presión en beneficio de su gremio, como por ejemplo, la exigencia de pago puntual de los sueldos de los Jueces.

La inciativa y esfuerzo por mantener esta sociedad residía primordialmente en su presidente, quien tomó la iniciativa por recaudar las deudas y garantizar el pago de los costos por los muebles que ocupaban. Sin embargo, Puyana reclamaba algunos años después de su fundación y después de una larga interrupción de las actividades de la sociedad, la debilidad en el sentimiento de solidaridad profesional y del “espíritu de agremiación” [Sociedad Jurídica. “Informe del Presidente”, en: Revista Jurídica, Bucaramanga, febrero de 1924, Vol. I, Nos. 10, 11 y 12, pp. 345]

La Reviosta Jurídica fue otro de los proyectos de esta sociedad, la cual era dirigida por Manuel Enrique Puyana, Alcibíades Arguello e Isaías Cepeda durante el primer volumen, siguiendo en solitario Manuel Puyana en los siguientes volúmenes. De cierta manera la revista, si no es que la misma Sociedad, fueron obra de la voluntad de Manuel E. Puyana, quien por ejemplo, pagó el déficit que había resultado de la publicación del primer volúmen de la revista y se comprometió, a sí mismo y ante sus lectores, a reanudar la publicación, aunque haciendo la salvedad de que estas publicaciones “no dan siquiera para su sostenimiento” [Ibíd., p. 346]

Era explícito el interés cientificista de la publicación, y así mismo, delimita sus posibles lectores en “todas las personas a quienes suponemos interesadas en el estudio de las leyes, en la correcta administración de justicia y en la ilustración y moralización del abogado” [ Revista Jurídica, “Notas Varias”, Bucaramanga, marzo y abril de 1924, Vol II, Nos. 13 y 14, p. 398]

Hay que resaltar así mismo que, a pesar de no lograr un alcance masivo, esta publicaciónd e cierta manera cumplía una voz de autoridad, un argumento válido para ser aplicado en los procesos judiciales, es decir, contenía apreciaciones prácticas que eran utilizadas por los jueces, fiscales y abogados para sus argumentaciones en los juicios [cfr: CDIHR-UIS, AHJB, Penal Homicidios, Caja 34, Exp. 3241, ff. 82v-83]

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s