“La verdad sobre el caso de Harry Quebert” de Joël Dicker

Advertencia premilinar o, como dirían los jóvenes, spoiler alert: La presente reseña no pretende ser un texto bibliográfico sino una expresión personal frente a un texto, por lo que hay muchos comentarios que pueden arruinar su lectura del libro. Si quiere una recomendación, lo mejor es ir a un sitio como Goodreads, en este post, lastimosamente, dañaremos su lectura.

Un libro de 672 páginas que se lee en una semana es algo que nunca había experimentado, ni siquiera con “El río del tiempo” de Vallejo, que cuando lo compré tenía más tiempo libre y me tomó casi un mes con solamente cincuenta páginas más. “La verdad sobre el caso de Harry Quebert” es un tipo te thriller que te engancha fácilmente aunque hay que decirlo intimida por su volumen. Cuando descargué la edición digital de Alfaguara con más de 1400 páginas la sensación era de “nunca acabaré este libro”, por lo que cuando hoy cerré la aplicación con una sonrisa me dije a mí mismo “hace mucho no pasaba esto.” La sensación emocional al leerlo fue similar a cuando abordé “A sangre fría” de Capote, aunque, obviamente, Joël Dicker es más cercano a Stephen King que a Capote, un creador de Best Sellers, como su protagonista, Marcus Goldmann.

Hay algo del libro que lo hace bastante original, y es que involucra al lector hasta el final, no tanto porque no se pueda “adivinar” al asesino (finalmente cualquiera podía ser el asesino) sin recurrir a estupideces como una posesión diabólica (que Dicker simplemente ridiculiza), sino porque en ocasiones el lector se involucra más con el escritor que no logra cumplir los plazos, que (spoiler alert :p) con la niña medio loca que se creía su mamá muerta.

La primera parte de la historia es una novela de amor, realmente, uno puede leerla como la historia de amor imposible de Harry Quebert con Nola Kellergan, y aunque hay un background policiaco son los sentimientos de un amor imposible y la complicidad del lector con Quebert los que predominan. En la segunda parte la cuestión policiaca entra a dominar, los sospechosos se entrecruzan y nuevas pistas conducen a nuevos caminos cada vez más borrosos; ahí, aunque hay un giro con el enfrentamiento entre Quebert y Goldman (no digo más :p), es la investigación la que nos interesa, ¡que se pudra Quebert! vamos a investigar. La tercera parte, la resolución, no es la caja de sorpresas que se espera, es un “el asesino es el mayordomo” no “Nola Kellergan fue asesinada por su propio padre que se vuelve loco y se viste de mujer al mismo modo de su madre muerta en 1969”, pero la mayor sorpresa no es quién es el asesino sino quién escribe el libro que hizo famoso a Quebert “los orígenes del mal”, esa fue la verdadera sorpresa.

Dicker construye un thriller como pocos, sin ser una maravilla literaria (hay que decir que algunos de sus circunloquios literarios son cursis y los apartes de la ficticia obra “los orígenes del mal” son bastante simples) logra el efecto de un buen libro: reemplazar, con creces, una buena película. En el libro Goldman (con la madre de Wolowitz y la avaricia de cualquier judío) es un personaje en cierta medida arriesgado, cobarde e incluso inmaduro, que aunque tiene mi misma edad no logré verlo como un hombre de treinta años sino como un niño de veinte y algo que quiere agradar a su maestro. El abogado Roth es una caricatura que me recordó a Lionel Hutz, así como muchos personajes de la historia. Claro, hay muchas sorpresas, y eso es lo que le gusta al lector, que lo sorprendan permanentemente.

Este libro es similar a ver la trilogía del Señor de los Anillos, pero no a leerla, es una historia que encaja perfectamente en una película, y de hecho, así se lee, como en un cine, no en 3D ni en HD, sino como una historia de cine que antes que aplicar una estrategia visual estilo Avatar fascina con un estilo narrativo estilo Carnage. Es una historia que mueve los sentimientos y que realmente engancha, no se puede dejar de leer hasta el final, y obviamente, no es una obra literaria maestra, pero es un buen Best Seller, inmensamente superior a las porquerías escritas por Dan Brown.

Gracias a esta historia, quiero leer nuevamente a Capote, volverme a enganchar una semana con un libro que fácilmente puede ser tan influyente en tu vida como para definir el tema de tu tesis…

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s