Los abusos de la cultura. El toreo y la libertad artística

Si es necesario hablar de los abusos de la cultura no hay mejor ejemplo que el vivido en este momento en Colombia: por una parte, la exposición “Mujeres Ocultas” fue censurada porque se oponía a la tradición católica, un ataque a la cultura religiosa. Por otra parte, se reviven las corridas de toros en Bogotá bajo el argumento de preservar la cultura taurina, el arte de una minoría. En ambos casos, el abuso del término cultura, merced de la extrema relativización del término, permite que cualquiera alegue que sus acciones son patrimonio cultural. Como lo dice el concepto que tiene el mismo Ministerio de Cultura, el patrimonio cultural comprende la “suma de bienes y manifestaciones que abarca un vasto campo de la vida social y está constituida por un complejo conjunto de activos sociales de carácter cultural (material e inmaterial), que le dan a un grupo humano sentido, identidad y pertenencia”*. Como quien dice es todo y nada a la vez.

El problema aquí es considerar que la cultura es neutral y que por el simple hecho de ser “cultura” se convierte en intocable, pura, sin posibilidad de cuestionamiento. Tan parcializada es la cultura que las últimas decisiones son meramente ideológicas en una confrontación cultural: el catolicismo frente a la expresión femenina y los taurinos frente a la sensibilidad con los seres vivos. Aquí mezclar patrimonio, memoria, arte y cultura en un solo paquete genera un inconveniente bastante serio, un sálvese quien pueda en el que cualquier argumento es válido.

Nadie pensaría en derrumbar los edificios del campo de concentración de Auschwitz y aunque algunos proponen abrirlos nuevamente para el exterminio de judíos (aunado a los inmigrantes legales e ilegales) en pro de la defensa de la cultura europea ningún juez en su sano juicio lo haría. De hecho, ningún magistrado por fuera de España pensaría en permitir abrir una plaza de toros solo por la “defensa de la cultura” de los hispanos.

Hay que poner límites a la cultura, la consideración postmoderna del término seguirá sirviendo más a los intereses de los conservadores que de los grupos más civilizados.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s